500 seguidores

Lo mejor de la semana 8/09/17
¡500 seguidores!


Cuando era pequeña mi yeye siempre me decía “el millón empieza por la peseta”. Y a continuación me daba una moneda de 25 pesetas. ¿Las recordáis? Esas que tenían el agujerito en el centro. Me sigue pareciendo que fue ayer… El caso es que, al margen de este recuerdo nostálgico, hoy nos ha sucedido algo parecido: 500 seguidores alcanzados en Facebook.

Quizás ahora entendáis un poco lo que queremos expresar. O por el contrario, os estaréis preguntando qué tiene que ver una cosa con la otra.  Y es que hoy día conseguir 500 seguidores en una red social no tiene nada de especial, pero para nosotros sí. Pensando un poco en cómo podría transmitiros cómo nos sentimos, he decidido rescatar ese recuerdo y hacer un símil entre ambos casos. Pues si sustituimos pesetas por seguidores, al final se trata de lo mismo. Para alcanzar el millón, habrás tenido que empezar por unas decenas, unos cientos, unos miles, y así sucesivamente.

Hoy, nosotros, celebramos que hemos conseguido 500 seguidores en Facebook. Y éste puede considerarse el Top Nº 1 de “Lo mejor de la semana”.



Visitas Inesperadas que alegran el alma


¿Tenéis amistades, familiares o personas especiales lejos de vuestro hogar y a las que, por tanto, veis poquito? Si la respuesta es sí, entenderéis mejor que nadie la felicidad que genera su visita. Poder tener cerca a esas personas, abrazarlas, compartir momentos, anécdotas, ponerse al día.. Es una de las sensaciones más maravillosas que existen. Así lo sentimos nosotros, pues ¿qué puede haber mejor? Seguramente conseguir parar el tiempo mientras están aquí. Pero como no es posible, nos conformaremos con exprimir cada minuto a su lado. Porque, ¿quién sabe cuándo nos volveremos a ver?

De modo que queda claro cuál es el Nº2 de esta semana.

Esperamos volver a tener reencuentros dentro de poquito tiempo…


Y en el top nº 3… un libro que recomiendo con los ojos cerrados y con toda la ilusión del mundo


Brújulas que buscan sonrisas perdidasAlbert Espinosa

<< Una isla sincera a la deriva… Eso era yo…

Cumplí siempre la promesa con ella… Siempre le fui sincero en todo… Y eso, tenía razón, era más que decir la verdad… Era hacer equipo, saber que siempre estarás allí, significa ser tierra firme para el otro… Piedras a las que podrás saltar de un brinco sin miedo a caer en el agua…

Y ella también lo fue conmigo. Os juro que saber que puedes confiar en la otra persona, que nunca te mentirá, que siempre te dirá la verdad cuando se lo pidas, no tiene precio… Te hace sentir fuerte, muy poderoso…

Y es que la verdad mueve mundos… La verdad te hace sentir feliz… La verdad creo que es lo único que importa…>>

archipiélagos de sinceridad



Para más entradas como ésta, visita nuestro blog

Fdo.

Algo por Vivir