descenso de barrancos

lo mejor de la semana 29/09/17
Descenso de barrancos


Como ya comenté en el anterior post de “lo mejor de la semana”, este pasado domingo 24 hicimos el torrente de Ses Òlibes, en el municipio de Deià. De las mejores experiencias que podemos regalarnos a nosotros mismos: naturaleza, cuerdas y grandes verticales. Hace poco que empecé en esto del descenso de barrancos, pero ya se ha convertido en una de mis grandes pasiones. La adrenalina, el maravilloso entorno, la diversión, todo se convierte en la combinación perfecta. Y más cuando lo compartes con tu pareja…


Destrepar, saltar, caminar sobre rocas, incluso montar y recoger cuerdas se convierte en algo especial. Es cuestión de no ponerle límites a tu cuerpo e intentar mantener el miedo alejado de tu cabeza, para entonces disfrutar plenamente. Sin embargo, a veces es difícil conseguirlo y pequeños ataques de pánico me dominan… ¡Sobre todo cuando te acercas al abismo! Pero incluso ese pánico tiene su propio encanto. Y quizás os preguntéis por qué. Básicamente, creo que se debe al hecho de que estando donde estás, la única opción es volver a tomar el control, creerte capaz de todo, calmar a tu cabecita loca y dar el paso. ¡Descender!


Esa superación de tus miedos, en ese mismo instante, consigue hacerte crecer; te sientes más fuerte, física y mentalmente. Te conviertes en una versión mejorada de ti mismo/a y eso es algo que no tiene precio. Pero es que además, si le sumas las sensaciones tan gratificantes que te genera estar en plena naturaleza, en contacto con la parte más vital de este planeta, y la adrenalina de enfrentarte a preciosas cascadas o saltar y sumergirte en las pozas de agua dulce que decoran cada barranco, el resultado es insuperable.

Todos los días me hago la misma pregunta:

¿puede haber algo mejor?



Es curioso, porque soy yo misma la que entra en una especie de conflicto intrapersonal ante esa cuestión. Una parte de mí está convencida de que no, no puede haber nada mejor. Pero la otra responde alto y claro que por supuesto que hay cosas mejores, desde subir una cima de más de 1000 metros de altura hasta hundirte bajo el mar y no pensar en nada. Ser, sencillamente, un mero espectador de la vida submarina.


¡O bien viajar por todo el mundo!

Conocer otros países, otras culturas, que nazcan nuevas amistades en lugares remotos. Compartir experiencias y lo poco, o mucho, que tengas con los demás, al mismo tiempo que te dejas regalar.

Preparando el otoño


Lo mejor de que se acerque el final de esta semana es que POR FIN empieza una temporada genial de viajes, actividades al aire libre en plena naturaleza y tiempo libre para disfrutar y estar con los tuyos.

¡Queremos desearos un feliz otoño mientras nosotros empezamos por perdernos por tierras asturianas!

No importa cuándo, no importa cuánto tiempo. Lo único que cuenta es hacer las maletas y marcharse a descubrir, a compartir. ¡Vivir!

Para más entradas como ésta, visita nuestro blog

Fdo.

Algo por Vivir