Thulo Syabru capítulo 2

Thulo Syabru Capítulo 2


Toca la segunda entrega: Thulo Syabru Capítulo 2. Esperamos que os gustara la primera parte y que quedaseis con ganas de más.

Al menos esperamos que disfrutéis de estas lecturas tanto como nosotros lo hacemos compartiéndolas.

De nuevo te preguntamos: ¿nos acompañas?

Mi alojamiento


Las casas son de madera, una madera muy vieja, sufrida por la climatología. Nos encontramos a 2250 metros de altura. Entre las casas de madera, una madera muy vieja y sufrida por las inclemencias del clima de allí, nieve en invierno y fuertes lluvias durante los monzones, diviso una nueva construcción de hormigón. Se trata del lugar donde voy a hospedarme.

Dejo mi mochila en la habitación y, después de disfrutar de un arroz frito con tortilla y queso, salgo al pequeño y único camino para recorrerlo. Siempre cuesta arriba por la pista de tierra y piedras, aquí no hay nada plano.

Una niña de unos 10 años está tejiendo usando un telar de madera. Me indica que mire su tienda y que compre algo. Su tienda no es más que un habitáculo de madera donde coloca sus tejidos a medida que los va acabando.

Sin darme cuenta he llegado al final del pueblo, así que doy media vuelta y empiezo a bajar.

Ganesh


Un hombre me saluda y tras preguntarme de dónde soy, de dónde vengo y adónde voy, me indica que ahora hay pocos turistas. Va a empezar el frío de verdad y ya no vendrán hasta la temporada que viene. Es el propietario de una bonita guest house que pudo construir hacía tan sólo dos años. Antes trabajaba como porteador, llevando el material a gente que se adentraba, como yo, en el valle de Langtang. Estuvo 20 años transportando las pesadas cargas sobre sus hombros, hasta que juntó algo de dinero y pudo encontrar una manera alternativa de subsistir.

Las cosas para él han cambiado a mejor. Tiene un perro como mascota y es padre de 4 hijos. Él quiere que estudien porque está viendo como la vida de Nepal está cambiando. Sabe que los niños que no consigan acabar sus estudios no tendrán otro futuro que no sea portar cargas para expediciones.

Ganesh, que así es como se llama, no tuvo otra oportunidad, pues su padre no pudo mandarlo a la escuela. Aprendió inglés durante los 20 años que fue porteador. Un día juntó dinero y compró un diccionario inglés-nepalí. Recuerda que cada día después del duro trabajo lo leía. No importaba lo cansado que estuviera o lo alto que hubiera subido ese día, él sabía que tenía que aprender inglés para poder dejar ese trabajo con fecha de caducidad.

se ha hecho tarde


Llevamos más de una hora hablando y ni siquiera nos hemos presentado. No hacía falta imagino, los dos buscábamos únicamente conversación. Él con un extranjero que hablara inglés y yo alguien con quien saciar mi necesidad de conocer un poco más de las personas de Thulo Syabru.

 

Namasté.

Para más entradas como ésta, visita nuestro blog

Y recuerda que también tenemos canal de Youtube

Fdo.

Algo por Vivir