Udaipur. El inicio del camino

Udaipur y la Pleasure Guest House


“Free Style, ¡SHANTI SHANTI!” 

Esas fueron las primeras palabras que nos dedicó Jitu, nuestro anfitrión. Amabilidad, ilusión y alegría fue lo que recibimos al llegar a la Pleasure Guest House. Por lo que fue como encontrar un remanso de paz entre tanto caos. Todo cambió desde que pisamos Udaipur, sobre todo desde que conocimos a Jitu y su casa. Nos despertábamos tranquilamente, desayunábamos en la terraza del hostel y salíamos a pasear por la ciudad. Siempre en busca de cosas nuevas que ver, lugares por descubrir y nuevas amistades que hacer. Las tardes, sin embargo, tomaban otro cariz. Las pasábamos en la terraza de “casa”, descansando, escribiendo, meditando, hablando con nuestros familiares y compartiendo divertidos momentos con la familia de Jitu.


City Palace



El City Palace de Udaipur nos pareció sencillamente majestuoso. Para nosotros fue un privilegio poder verlo por dentro: las estancias, las pinturas, los patios y su historia. Ese aspecto semiviejo, poco conservado, maltratado por las inclemencias del tiempo, es el que le da ese toque nostálgico que te transporta a otro siglo.

Admitimos que disfrutamos de recorrer las grandes construcciones antiguas de otros países. Se aprende muchísimo si prestas un poco de atención a tu alrededor. De hecho, te sorprendería saber cuánto puedes ver si observas de verdad. Por lo que, sin duda alguna, os recomendamos la visita al palacio de Udaipur. Y no sólo porque a nosotros nos encanten este tipo de actividades, sino porque de verdad merece la pena.

Levantado sobre una colina, se caracteriza por su extravagancia y por ser considerado el más grande de su estilo en todo el estado del Rajasthan. Desde él se pueden contemplar unas espectaculares vistas panorámicas de la ciudad, del lago Pichola y de otros monumentos históricos. Entre ellos citamos el Jag Mandir, el Palacio del Lago, el Templo Jagdish, el Palacio Monzón y el Templo Neemach Mata.

Si quieres leer más sobre su historia puedes visitar la página Viaje por India.


4 días fantásticos



A continuación compartiré con vosotros un poquito de mi diario de viaje. Son palabras escritas en el momento, mientras vivíamos la locura de India en Udaipur. Espero que lleguéis a sentir algo, por poco que sea, de lo que verdaderamente quiero transmitiros.

“Cuanto menos tienes, de menos te preocupas. Simple. Sencillo. Básico.

Así es la vida aquí. La gente te mira, pero te mira a los ojos (algo que no se ve muy a menudo en occidente), y a través de ellos es como si pudieran leerte el corazón. He descubierto que no hay nada mejor que una sincera y cálida sonrisa para conseguir a cambio otra. Una de esas sonrisas que te enriquecen. Y créeme, no me he vuelto loca. Aquí todo se traduce en sentir.

En la Pleasure Guest House, o la casa de Jitu, vive también un niño (Rohid) que nos ha enamorado. ¡Hasta el punto de que nos lo queremos traer a Palma! Tiene 13 años y afirmo con absoluta rotundez que jamás he conocido a un ñiño así. Tan servicial, educado, TAN HUMILDE y con una de las sonrisas más bonitas que he visto en mi vida. A la hora de cocinar es el primero en echar una mano. Nos sirve el desayuno, la comida y la cena, y además se encarga de limpiar el jardín y fregar los platos. Para él es como una especie de formación. De este modo se entrena para el día de mañana poder tener un oficio. Jitu nos cuenta que le quiere como a un hijo y que le ayuda muchísimo (damos fe de ello).”


Es bonito ver como un chiquillo de apenas 13 años es agradecido y se esfuerza por ser útil


“Además nos despierta una gran ternura su timidez. ¡Es taaan encantador! Nunca se queja, ni le hemos oído rechistar, pero tampoco le vemos jugar o relacionarse con otros niños. Aunque eso no significa que no lo haga, no le tenemos vigilado todo el día evidentemente. Sin embargo, lo que sí hace siempre es sonreír, y lo hace de la manera más bonita que te puedas imaginar. En ese momento lo único que quieres es abrazarle tan fuerte como puedas.

¿Qué sucede en tu interior cuando estando en un país extranjero acabas mirando a tu alrededor y acabas pensando en lo familiar que te resulta? Te sientes afortunado/a por estar ahí.”



Para más entradas como ésta, visita nuestro blog

 

Fdo.

Algo por Vivir