Video de Pushkar

Vídeo de Púshkar y mi diario



Para empezar, debo reconocer que para esta entrada podría ponerme bastante dramática. Pero, tras darle vueltas, preferimos mostraros nuestro vídeo de Púshkar.

No obstante, estuve también pensando en recurrir a mi diario de viaje para escribir este post. Un diario que escribí durante los 26 días que estuvimos en India. Creía que me ayudaría a hablar sobre Púshkar, pero finalmente he optado por obviarlo. ¿Por qué? Pues porque lo que puedo encontrar sobre los 4 días que pasamos allí va a hablar de enfermedad, aburrimiento y monotonía, cansancio y cierto grado de asqueamiento.

Hasta aquí, creo que este breve y negativo resumen es más que suficiente. Ahora toca encontrar algo positivo entre esos días.

Y eso que me puedo imaginar que ahora te he dejado con la intriga de saber qué pasó.

¿A qué se refiere con enfermedad?

¿A qué se debió el aburrimiento y el asqueamiento?

¡Queremos saber más!


Lo siento, por el momento no voy a complacer ese deseo. Me encuentro en una etapa de mi vida en la que haga lo que haga, viva lo que viva, intento siempre quedarme con lo positivo. Y lo negativo, o lo que al menos a mi me lo parece o me supone un “problema”, intento gestionarlo lo mejor que puedo. Acepto el hecho, asumo mis sentimientos y mis reacciones e intento sosegarme y ser constructiva (nunca más destructiva).

Lo importante es ganar siempre algo, nunca pensar que has perdido. Porque la verdad es que nunca pierdes.


Ganamos mucho esos 4 días



Ganamos más fuerza esos días. Nos ganamos a nosotros mismos, porque hubo mucho tiempo para relajarse y pensar. Para hacer “poca cosa”. Y lo pongo entre comillas como si conocerse a uno mismo y escucharse fuese “poca cosa”.

Lo que sí podemos afirmar rotundamente es que Púshkar es el paraíso de las compras. Todo allí gira entorno al mercado y a las tiendas (puestecillos). Vender y vender es su objetivo.

Puedes encontrar cualquier cosa, así que aprovechamos para hacer algunas compritas. Sobre todo pequeños detalles y regalitos para la familia. No llevábamos mucho presupuesto, así que tampoco podíamos ir derrochando el dinero…

A destacar de Púshkar: su lago. Pero cuidado si queréis visitarlo, porque seguramente se os acercarán para hacer una ofrenda y un ritual para bendeciros. Recordad: nada es gratis.

Por último, mencionar los rooftops. Son cafetería-bar-restaurante (todo en uno) en lo alto del edificio. Desde allí se puede ver todo Púshkar y su bonito lago. Las puestas de sol en esas terrazas, desde lo más alto, eran lo mejor del día. Y más si lo combinabas con un delicioso Lassi (batido típico de allí) y unas tostadas de nutella.

Ahora me toca reconocer también que me gustaba estar allí. Escribía, contemplaba, charlaba con Óscar y también lo hacía conmigo misma. Era gratificante.

Os enseñamos Púshkar





Y recuerda que si te gusta lo que ves puedes suscribirte a nuestro

canal de Youtube

Para más entradas como ésta, visita nuestro blog

Fdo.

Algo por Vivir